viernes, 19 de febrero de 2010

EL FACTOR PARA EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

Uno de los temas del cristianismo que es motivo de muchas controversias y discusiones, es el problema acerca del crecimiento espiritual de las almas, debido a que hay una gran irregularidad en los métodos y procedimientos en este asunto entre los ´´maestros´´ cristianos. Algunos trabajan en establecer a las almas dándoles versículos de seguridad de ´´salvación´´ y enseguida una sucesiva cadena de estudios doctrinales y de todo tipo, otros recurren a cursos diseñados para informar acerca del contenido variado de la Biblia, otros utilizan métodos ´´formativos´´ utilizando el recurso del material que consideran ´´adecuado´´ o el que esté de moda en el catalogo del mercado, etc. Sin embargo es frecuente ver y escuchar los comentarios de estos maestros acerca del poco crecimiento espiritual que observan en las almas como resultado de sus esfuerzos. Pero note usted que no recapacitan ni cuestionan acerca de la validez y utilidad de las formas y los métodos que han costado tanto tiempo dinero y esfuerzo sin verdaderos resultados, no se dan cuenta que no son las almas las ´´culpables,´´ si las almas no crecen espiritualmente es porque no están recibiendo el alimento por las personas adecuadas. Cuan necesario es entender que no es lo mismo conocimiento bíblico y conocimiento espiritual, los ´´maestros religiosos´´ han propiciado una industria de literatura informativa para desarrollar conocimiento bíblico en las mentes de las almas, pero sin fruto espiritual.
La prerrogativa del crecimiento espiritual es de Dios, 1Co 3:6-7 ----Yo planté, Apolos regó, pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo ni el que riega, sino Dios que da el crecimiento. La respuesta que nos da La Escritura es contundente, Pablo y Apolos eran en primer lugar, instrumentos aprobados por Dios para enseñar, hoy esto no se toma en cuenta, mas sin embargo si se desea tener verdadero crecimiento espiritual se ha de recurrir a los maestros aprobados, estos maestros ministran a través de ´´dones´´ espirituales, ´´yo plante, Apolos rego´´ y cuando esto es así, Dios da el crecimiento. Lo que se necesita es reconocer cuales son las credenciales de los verdaderos maestros para que a través de esos dones ser beneficiados con el fruto Divino del crecimiento espiritual. 100 toneladas de material bíblico usadas por un ´´maestro´´ que no esté aprobado por Dios, no producirán un centímetro de crecimiento espiritual, por otro lado, unas palabras enseñadas por un maestro aprobado harán el efecto de un nutriente espiritual en el corazón de las almas. Col. 2:19----…..pero no unido a la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.---- Concluimos con este reiterado señalamiento; hay muchos ´´maestros´´ que son ´´entrometidos en lo que no han visto, vanamente hinchados por su propia mente carnal´´ y, nadie puede dar lo que no tiene, ¿Qué les queda por hacer? Acumular conocimiento bíblico en las mentes de las almas justificando de esta manera su status ante los demás.
El contenido del Evangelio en todos sus procesos y operaciones en los hombres y a través de los hombres es sobrenatural y espiritual, sancionado y regulado por El Espíritu Santo. Filip.1:6----estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.